Comidas navideñas y dieta, ¿compatibles? Sí

5 evitar navidad

Como media en Navidad cada persona subirá de peso de 2 a 4 kilos. Los expertos en nutrición recomendamos no excederse con las comidas, los dulces y el alcohol. Difícil planteamiento pero no imposible.

No solo se sube de peso. De las comilonas derivan malas digestiones y resacas que a nadie le gusta por lo tanto las debemos evitar. En el término medio está la virtud y cada uno de nosotros debe aprender a gestionarse lo que come para luego no pasar el mal trago del malestar y la casi inevitable subida de peso. Recomiendo mucha atención y vigilancia a los niñ@s, pupulan por toda la casa todo tipo de dulces, bebidas y picotéos durante esos días, se hace muy difícil controlar lo que toman siendo los empachos por productos azucarados los más comunes entre los pequeños.

Y si se hace cuesta arriba llevar un estilo de vida saludable en esos días para una persona un tanto despreocupada por las consecuencias navideñas en su salud, para las personas que están a dieta y quieren mantener sus buenos hábitos contra viento y marea les toca enfrentarse a tempestades gastronómicas que ponen en peligro sus buenos propósitos.

Desde este espacio os animo a seguir con vuestro cometido, no desesperéis. A continuación os doy consejos para hacer más llevadera vuestra alimentación y que no desentonéis en las comidas navideñas. Es más fácil llevar la dieta con algunos consejos clave y por supuesto con fuerza de voluntad y sentido común a la hora de escoger, nadie dijo que fuera fácil. ¿Me seguís?

5 claves para calmar tempestades: Tu Dieta vs La Navidad

  1. Salsas. La mayoría de las comidas van a ir aderezadas de salsas calóricas: mayonesa, salsa rosa, etc… Evita aquellos platos que contengan este tipo de salsas (ensaladillas, huevos rellenos, copas de cocktel de marisco). En cambio puedes preparar una salsa de yogur desnatado y especias al gusto para napar o usar vinagretas sin abusar.
  2. Picoteos. Lo más sensato es huir de los picotéos y dejarlos para ocasiones especiales. Son una perdición y un descontrol en cualquier dieta. En todo momento hay una bandeja de dulces sobre la mesa, una tentación abrumadora. Pero si te pierde y no puedes resistirte ten presente el poner otra bandeja diferente a la habitual, una con frutos secos, frutas secas y tés de sabores aromatizados (de navidad, verde con manzana, negro con canela y naranja) para endulzar con edulcorantes acalóricos. Si tienes la tentación de un picoteo que sea algo sano y con alto contenido en fibra como son esos frutos, eso si, también con moderación porque estos productos, aunque aportan nutrientes más saludables que los dulces convencionales también nos aportan calorías. Las infusiones te aportarán hidratación, confort y saciedad sin sumar calorías.
  3. Refrescos, bebidas carbonatadas y zumos artificiales. Si quieres evitar la alta dosis de azúcar que llevan estas bebidas limítate a no probarlas. Si realmente te apetecen añade a la compra la versión light o baja en azúcares en el caso de los zumos. La mejor bebida es el agua con diferencia.
  4. Alcohol. Terminantemente prohibido. Solo te aporta calorías vacías e intoxica tu organismo y tu mente pudiendo provocar un debilitamiento en tu estado anímico y en tu fuerza de voluntad, para nada aconsejable. Elige bebidas sin alcohol. Elabora tu propio cocktel o ponche sin alcohol infusionando tés de sabores y añadiendo frutas y especias. “Mojito sin alcohol”: infusiona té verde y déjalo enfriar. En un vaso ancho exprime lima, hierbabuena y estevia, añade el té y un poco de gaseosa sin azúcar (en su defecto tónica). !Decora el vaso y a disfrutar! Puedes hacer tu propia y original versión con frutas del bosque, fresas congeladas, piña, naranja, etc.
  5. Postres. Tentadores… En general los postres navideños son muy calóricos. Te recomiendo que si tomas una porción esta sea limitada y que la disfrutes pausadamente, aunque la mejor opción son las frutas. Imagina una exótica brocheta de piña y mango con hilos de chocolate negro, o un digestivo sorbete de limón y fresas con estevia, y que tal unas peras al vino especiado sobre crema inglesa elaboradas también con estevia, tagatosa, sacarina o aspartamo… Son algunas ideas para terminar con un dulce y que no pese.

En cuanto al resto de la comida recordaros que saber elegir es muy importante así como servirse la ración adecuada, de no ser así de nada servirán las claves enumeradas anteriormente. Dar preferencia al pescado, carnes magras y marisco, añadir siempre verduras al plato, cuidado con las chacinas y quesos grasos, evitar los fritos y preferir plancha y asados al horno.

A la hora de sentarnos a la mesa no desentonaremos si tenemos las ideas claras y nuestros objetivos marcados. No dejaremos de disfrutar por estar a dieta y compartiremos la mesa festiva con la familia. Tod@s disfrutaremos de una comida rica y saludable, nos enriqueceremos en sabores que quizás de otro modo no nos atreveríamos a probar, míralo siempre por el lado positivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s